Imaginemos que, hace algunos meses, nos preguntan por el prototipo de teléfono «chino», con la valoración peyorativa que suele conllevar el uso de semejante adjetivo. A buen seguro que no pensaríamos en Huawei o Xiaomi, tercer y cuarto fabricantes del mundo por volumen de ventas. Puestos del ranking que obedecen a una relación calidad/precio de sus productos difícilmente igualable. Al margen de que, en el caso de Huawei, tenemos a una empresa que elabora —cada vez más asiduamente— sus propios chipsets. Procesadores que, en potencia de computación, poco tienen que envidiar a los Qualcomm, MediaTek o Exynos. Tampoco se nos pasaría por la cabeza incluir a ZTE o el holding BBK, del que forman parte Vivo, Oppo y OnePlus.

Sin embargo, Ulefone, sí que sería un firme candidato a estar presente en ese paradigma del smartphone oriental. Generosas pantallas y baterías no menos enormes. Diseños plagiados sin disimulo o carcasas más propias de una granada de mano que de un teléfono. Todo ello, sobre un cerebro endeble acompañado de una óptica incapaz de levantar una imagen ni con el sol de junio.

Bueno, pues después de esta edición del MWC, posiblemente haya que rectificar muchas opiniones acerca de la división del Grupo GOTRON. La nuestra, la primera.

Ulefone T2 Pro

Los de Shenzen llegaron a la Gran Vía barcelonesa con el prototipo de una «bestia» en la bodega de carga. Un terminal que, a priori, lo tiene todo para convertirse en un flagship killer…pero (siempre hay un «pero», desde luego) de la gama media.

Ulefone
Ulefone T2 Pro.

Repasemos. Diseño sin marcos o lo que, últimamente, es un sinónimo, pantalla infinita. Y tan infinita; como que tiene una diagonal de 6,7 pulgadas. Esto es un phablet en toda regla. Eso sí, en un cuerpo de dimensiones bastante contenidas. La resolución es FullHD plus. Concretamente 2280 x 1080 píxeles lo que deja una relación de aspecto de 19:9; casi calcada a la del iPhone X (19,5:9). No tenemos constancia del material del panel, pero habida cuenta que incorpora lector de huellas bajo él, la lógica hace pensar en un OLED, a no ser que los ingenieros de GOTRON se las hayan arreglado para hacer funcionar el sistema de desbloqueo en una IPS.

 

Y seguimos. Para no perder la costumbre, que suele devenir en tradición, la parte superior de la inconmensurable pantalla acoge un «notch» al más puro estilo del flagship de Apple. En esta escotadura se ubica la cámara frontal, de 16 mpx, y varios sensores que permiten el desempeño de un elemento clave en la biometría, el reconocimiento facial, al que los chinos han llamado…sí, por supuesto, FaceID.

La trasera es de cristal, y en ella, además del logo de la marca encontramos un doble sensor de 21 y 13 mpx, de origen no precisado. La opinión general es que la segunda cámara servirá para el efecto desenfoque.

El nuevo Helio P70 de MediaTek

Lo que sí nos han dejado claro desde Ulefone es que este T2 Pro estará regido por el último chip lanzado por MediaTek para la gama media, el P70 (MT6775).

Ulefone

Es este un SoC, presentado para la ocasión en el evento de Barcelona, fabricado en un proceso de 12 nm por TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Company). Se trata de un octacore con 4 núcleos Cortex-A73 a 2,5 Ghz y otros 4 Cortex-A53 a 2 Ghz, acompañados de la gráfica Mali-G72 MP4. Hace poco más de un mes se tuvieron noticias de su paso por AnTuTu donde obtuvo 156.906 puntos llegando a superar al Snapdragon 660, al Exynos 7820 y al mismísimo Helio X30, el último gama alta de la propia MediaTek.

Ulefone
Especificaciones. Helio P70.

Y, por si fuera poco lo ya citado, le arropan 8 Gb de RAM y 128 de almacenamiento interno.

La batería posee un amperaje acorde con el resto de las cotas del terminal, 5.000 mAh. La versión de Android con la que llegará al mercado parece ser 8.1 Oreo. Desconocemos si la marca habilitará un fork que modifique el sistema operativo u optará por dejar —como últimamente sucede en los fabricantes asiáticos y no tan orientales— una versión casi stock con mínimos retoques estéticos.

A modo de conclusión provisional

Es necesario volver a recordar que, lo visto durante el MWC, no fue más que un «prototipo».  De modo que, aunque se hayan confirmado muchas especificaciones del terminal, todavía persisten incógnitas alrededor de sus características. Información que es de importancia a la hora de juzgar in extenso a un nuevo smartphone. Es el caso de la fábrica de los sensores de cámara, el tipo de panel, la fecha de lanzamiento y su disponibilidad más allá del mercado interno o, una cuestión nada baladí, el precio.

Ciertamente, sobre el papel, hemos asistido a la promesa de una revolución en la gama media. Confiamos en que la fascinación inicial no se troque en decepción, y todo ese derroche de ingeniería termine por convertirse en un exótico —y gigantesco— pisapapeles.

Fuentes: Gotron Group (HK) Co. Ltd.; FTN; MWC 2018; GizChina; MediaTek, Inc.

¡Comparte, si te ha gustado! Gracias

Si no quieres perderte ninguna novedad, únete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/feelingthenet