Uno de los clásicos por excelencia de la dramaturgia española, versionado hasta la saciedad con el transcurso de los siglos, es El Burlador de Sevilla y convidado de piedra de Tirso de Molina. La acción y, sobre todo, los personajes, son bien conocidos por constituir el punto de partida, al menos sobre la escena, del mito de Don Juan. De manera que, como no ha lugar un despliegue de erudición gratuita sobre el fraile poeta del siglo XVII; baste decir que, tras una vida de burlas, escarnios y deshonras ―tanto a hombres como a mujeres― el noble galán es precipitado a los infiernos en un ejercicio de justicia divina cuyo instrumento, quiere Téllez, que sea el fantasma de Don Gonzalo de Ulloa transmutado en estatua. O sea, al final tenemos al burlador…burlado.

¿Y esto a qué viene, preguntaréis?

Hagamos memoria. No. No iremos demasiado lejos. El 5 de noviembre de 2017, Samsung quiso contribuir al décimo aniversario de su eterno rival, Apple, emitiendo una cuña publicitaria en la que «sugería» que el iPhone era un producto cuyas innovaciones siempre habían ido a remolque de la competencia.

El publirreportaje hace un recorrido por la historia del flagship de Cupertino a través de los ojos de un fanboy. El terminal de la manzana ―siempre según los coreanos― no ha dejado de tener problemas con su capacidad de almacenamiento, nunca incorporó un «S-pen», tardó en implementar una pantalla grande; y, durante mucho tiempo, no fue resistente ni al polvo ni al agua. Para más inri, su pareja posee un flamante Galaxy Note con carga inalámbrica que deja en ridículo los dongles y cables que el sufrido protagonista tiene que emplear para hacer uso de la conectividad más elemental.

Finalmente, en 2017, arrumba su iPhone 7 en el cajón y desempaqueta un dispositivo como el de su amada. La sonrisa aflora a su rostro mientras deambula por las calles; y se hace especialmente intensa al contemplar las colas de una Apple Store. Hileras que esperan la salida del iPhone X de las que destaca un personaje taciturno con un curioso peinado. En la frente, su flequillo, forma un perfecto notch. Esto hace que nuestro «inteligente» hombre mueva displicente la cabeza, mientras se aleja y aparece el mensaje «Upgrade to Galaxy».

Puedes ver el spot, aquí, en el canal Samsung US. Dura un minuto.

Bueno. Pues ayer mismo, el blog neerlandés especializado en análisis de smartphones, Mobielkopen, hacía saltar las «alarmas» al desvelar una patente de Samsung para un nuevo terminal; dispositivo que muestra, en la parte superior del panel, sí, un… ¡notch!

¿Un Galaxy S10 con «ceja»?

La patente solicitada por el gigante coreano se hizo en la Oficina Estatal de la Propiedad Intelectual de la República Popular de China (SIPO) el pasado 30 de marzo.

En los esquemas que acompañan a la solicitud se observa, sin ningún asomo de duda, el diseño de un teléfono con la escotadura de moda.

A diferencia del terminal norteamericano este notch parece más pequeño, más estilizado; lo que no quiere decir que incorpore menos tecnología que aquél. Si seguimos analizando las imágenes que han conseguido los holandeses, nos percataremos de que se han «olvidado» de un elemento esencial y polémico en los últimos flagships de la marca. El sensor de huella.

Esto puede significar que, el hipotético «Galaxy S10» (¿o Galaxy X?), incorporará el perdido sensor bajo la pantalla o bien, que la solución biométrica pasa por la alternativa Android al FaceID; es decir, el Intelligent Scan, una combinación de reconocimiento facial y escaneo de iris ya estrenada en el S9.

Tampoco parece que vayan a seguir colocando sus sensores de cámara traseros en disposición vertical, sino que vuelven a recuperar la horizontalidad que se exhibe en el Note 8.

S10
Trasera S9+. Samsung Electronics
S10
Note 8. Samsung Electronics

El notch. ¿Una moda o una «solución» de diseño?

Como bien apuntan los chicos de Mobielkopen, un elemento fundamental en el desarrollo de los nuevos smartphones pasa por minimizar, hasta el límite, los marcos que rodean el panel; de manera que la relación pantalla-cuerpo sea la más alta posible.

En el caso de los bordes laterales, Samsung implementó la solución EDGE, desde el ya lejano Note 4 Edge. Para reducir el inferior, se retiró el escáner de huella hacia la trasera del terminal; sin embargo, como esto no pareció suficiente a los coreanos, en el diseño del S9 se afinaron aún más los borde inferior y superior obteniéndose un 83,6% de pantalla.

S10
Note4 Edge. Samsung Electronics
S10
Galaxy S9. Samsung Electronics

De este modo, la marca se encuentra en un punto en el que obtener una mayor superficie del panel se antoja con poco margen de maniobra. La solución más asequible en el corto plazo es…sí, incorporar la muesca de la discordia.

De hecho, el CEO de OnePlus, Carl Pei, publicó un tweet en el que conminaba a los usuarios a «aprender» a convivir con la escotadura. Más ahora, si tenemos en cuenta que la próxima versión del sistema operativo del androide verde, P, parece que contempla funcionalidades específicas para los dispositivos con notch.

No se vayan…aún queda lo mejor

¿Y a largo plazo? ¿Será la muesca un recurso de transición hacia diseños todavía difíciles de imaginar? La respuesta puede estar en la misma hoja de patentes de la SIPO. Y es que, Samsung, de forma simultánea a la solicitud ya comentada, ha registrado un segundo diseño. Éste muestra un dispositivo con una pantalla que ocupa el ¡99% del frontal! No hay escáner de huella en la delantera, no hay altavoz, sensores ni cámara frontal.

S10
Propiedad de Mobielkopen.

Lo que, en buena lógica, lleva a pensar que, en lo que los coreanos tienen ocupados a sus ingenieros, es en desarrollar la segunda de las soluciones para conseguir el todopantalla definitivo. Claro que, con semejante diseño, todo lo que no se ve, físicamente, debe implementarse en el propio panel; de la misma forma que lo hace el titubeante y esquivo sensor de huella, presentado este año por Vivo y Synaptics.

En otras palabras, estamos atisbando el futuro del smartphone. Mientras, desde Suwon, posiblemente juegan a «despistar» a los analistas y comunicadores filtrando diseños que no llegarán a ver la luz. No es la primera vez que Samsung lo hace.

Fuentes: Mobielkopen; CNET; SIPO; Samsung Electronics.

Si no quieres perderte ninguna novedad, únete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/feelingthenet