Hemos vuelto a la rutina, por fin. A la cotidianeidad de las filtraciones, rumores, especulaciones y renders varios.

A 4 días de los eventos de Huawei y Xiaomi, de los que sabemos prácticamente todo ―a expensas de sorpresas de última hora―, la web nigeriana TechSlize ha hecho pública la captura de una «hoja» procedente de China. Sí, un folio normal y corriente… si no fuera por que en él aparecen impresas las características básicas que tendría el OnePlus 6. Uno de los flagships más esperados por los usuarios.

En realidad, si el papel se corresponde con las especificaciones del terminal de la división de BBK, tampoco es que nos revele grandes secretos. Hace semanas que los rumores apuntan en la dirección ahí reseñada. Si a esto le unimos la presentación, hace unos días, de su «primo» de Oppo, el R15 con el que se supone compartirá diseño en su variante «Dream Mirror» (no prestaciones, ya que este se orienta al segmento medio del mercado), tenemos el puzle casi completo.

OnePlus 6
Oppo. R15.

Otro más con «notch»

Efectivamente, OP sigue la senda estética de moda en este 2018, inaugurada por el Essential y popularizada por el iPhone X.

En el margen superior de su panel AMOLED de 6,28” y resolución FullHD+ (2280 x 1080) embutido en un cuerpo de cristal destaca, al más puro estilo del flagship de Cupertino, una escotadura para albergar la cámara delantera y los sensores. Esto lleva la ratio hasta los 19:9 sin crecer en sus cotas, 155,3 x 75,0 x 7,5 mm, aunque sí lo hace en peso con relación a su predecesor, el OP5T, alcanzando los 175 g.

OnePlus 6
Supuesto render. OP6

Claro que este incremento ponderal puede ser reflejo del aumento de capacidad de la pila, que pasa de los 3.300 a los 3.450 mAh, manteniendo su sistema de carga rápida Dash Charge.

El hecho de montar una trasera de ―lo que parece― cristal podría responder a la realización de una demanda de los usuarios; es decir, la incorporación de carga inalámbrica. Extremo aún sin confirmar. Lo que sí parece definitivamente  fuera de lugar es un sensor de huella en pantalla, quedando este en la posición trasera de su antecesor.

Cerebro Qualcomm

El sistema nervioso central del dispositivo no podía ser otro que el tope de catálogo del fabricante americano, el Snapdragon 845. Un octacore fabricado en una litografía de 10 nm combinando núcleos de máxima potencia, a 2,7 GHz y núcleos de ahorro de energía, a 1,8 GHz al que acompaña la gráfica Adreno 630.

Estaría arropado, en su versión más básica, por 6 Gb de RAM y 128 de almacenamiento interno; aunque, se prevé que en algunos mercados esté disponible una versión con el combo 8/256.

Las cámaras

Aquí es donde la marca realmente se la juega. Uno de los aspectos que más críticas ha cosechado el OP5T, el terminal estrella de los chinos hoy, es el del desempeño fotográfico. Hemos realizado, leído y asistido a análisis ―más o menos rigurosos― y comparativas con otros smartphones de su rango. Y, en casi todos, los sensores de las cámaras nos han dejado una sensación un tanto decepcionante.

Es como si OP se hubiera volcado en dotar a su flagship de un hardware inmejorable, una capa de personalización apenas intrusiva y, a la hora de darle la «visión», se hubiera quedado agotada, inane o carente de voluntad.

Todos esperamos que el sucesor mejore este aspecto. De hecho, son tan intensas las ansias de que sea así, que algunas webs ya lo dan por descontado.

Sin embargo, sobre el papel (nunca mejor dicho) la capacidad y apertura de los sensores principales es idéntica: 20 y 16 mpx, ambos con focal f/1.7. Sí que aumentan los megapíxeles para la cámara selfie, de los 16 a los 20, manteniendo la apertura en f/2.0. Esto podría deberse a la implementación de una mejora en el reconocimiento facial.

Software

La versión especificada es Android 8.1 Oreo corriendo bajo el fork al que nos tiene acostumbrados OnePlus, Oxygen. En este caso se espera la versión 6.0 optimizada para las funciones de IA que oferta el chip de Qualcomm.

Fecha de salida y precio

Si algo sabemos de los de BBK es que sus lanzamientos siguen un patrón «predecible». Hablamos de un ciclo de aproximadamente 6 meses para cada nuevo flagship; el primero de la temporada a fines de mayo o inicios de junio y la versión mejorada de este, con el agregado de la T, en otoño; generalmente a primeros de noviembre. De manera que, no hay razones para creer que en el presente ejercicio la compañía se comporte de manera diferente.

Toca hablar del precio. Una vez más, nos basamos en una filtración. Se trata de una captura de pantalla publicada en la web CNMO.com en la que aparece el supuesto coste del terminal en una tabla comparativa junto al iPhone X, el S8+ o el nonato Huawei P20.

OnePlus 6
Supuesto coste del OP6. CNMO.com

Según la imagen, tendríamos que desembolsar 749 dólares para hacernos con el dispositivo. Ocurre, no obstante, que el precio asignado a los terminales que le acompañan se sitúa por encima del de mercado. Lo más lógico, entonces, es pensar que tales cifras ―de tomarlas como reales― están expresadas en la divisa canadiense y no en la norteamericana. Así, la factura queda en torno a los 600 euros, unos 100 más que el vigente flagship, pero por debajo de la barrera psicológica de los 700.

De todo esto, como es habitual, daremos cumplida cuenta en su momento.

Fuentes: PhoneArena.com; TechSlize; CNMO.com; WCCFTech; Oppo Digital, Inc.

Si no quieres perderte ninguna novedad, únete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/feelingthenet