El fin de la neutralidad de la red permitirá a los ISP priorizar unos contenidos sobre otros, y tendrá consecuencias gravísimas para las páginas o empresas pequeñas.


Hace unas semanas la Comisión Federal de Comunicaciones (CFF en inglés) abolió la neutralidad en la red. Esta medida, aprobada durante el mandato de Barack Obama, garantizaba que los ISP no tuvieran preferencia a la hora de gestionar el tráfico web.

A partir de ahora se les permitirá a los proveedores de internet llevar a cabo recargos según el tipo de web que esté visitando el usuario. De esta forma, las grandes compañías tendrán preferencias en velocidad y calidad de servicio frente a otras.

¿Como han conseguido acabar con neutralidad de la red?

El principal detractor de la neutralidad de la red ha sido el presidente de la comisión, Ajit Pai. Defiende que el fin de la neutralidad devolverá la “libertad a internet”. Esto es algo que no tenemos muy claro, puesto que ahora a las páginas pequeñas, o a las empresas que estén comenzando, les costará mucho más llevar su información al usuario final.

Ajit Pai, neutralidad de la red

Los principales interesados en llevar a cabo esta medida han sido las grandes operadoras de cable estadounidenses. AT&T, Verizon o Comcast han trabajado junto a la administración de Donald Trump para acabar con esta medida que les impedía cobrar cuotas por separado a los usuarios.

Tal y como señala el profesor de derecho en Columbia Tim Wu: “La neutralidad en la web garantizaba la competencia darwiniana en internet”. Esta idea es clave, porque mediante una competencia igualitaria todas las empresas tendrán oportunidad de conseguir importancia en la red. De hecho, sin que exista esta igualdad, empresas como Skype o Netflix no habrían pasado de su fase inicial.

Las grandes compañías tecnológicas se posicionan en contra

Facebook, Google o Netflix se han mostrado abiertamente en contra de esta medida. Además, han unido fuerzas con otras start-ups de todo el país para poder plantar cara a las medidas del gobierno. En una declaración firmada por más de 1000 empresas tecnológicas estadounidenses han destacado: Dependemos de un internet libre, en el que se asegure que los grandes proveedores de servicios no pueden discriminar unas empresas en favor de otras”.

Via | El País

¡Comparte si te ha gustado!

Si no quieres perderte ninguna novedad, únete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/feelingthenet