Hace unos años, el sector financiero vio nacer su nueva revolución. Tras unos años entendiendo cómo funciona, nos hemos dado cuenta de que además, puede cambiar el mundo.

Bitcoin, la primera divisa electrónica

El comercio electrónico siempre ha estado condicionado por la confianza que pone la gente en el medio de pago que utiliza. Desde su expansión, han ido apareciendo diferentes sistemas en función de ciertos intereses. Concretamente: el papel de los bancos ha sido fundamental, ya que contaban con la confianza de la gente. Pero lo cierto es que muchas otras entidades, han impulsado soluciones que hoy en día son básicas, como por ejemplo PayPal y los pagos P2P.

En general, no hace mucho, podíamos afirmar que cualquier opción que tomáramos, basaba su seguridad en un intermediario. Un tercero de confianza en el cual delegar la parte difícil, y al que reclamar en caso de imprevisto. Pero en 2009 surge un recurso que muchos auguraban, pero que nadie había conseguido implementar hasta entonces: Bitcoin.

Bitcoin

Se trata de una criptomoneda, una divisa como el dólar o el euro con la peculiaridad de que solo tiene valor digitalmente. Se puede comprar con cualquier otra moneda, pero no pertenece a ningún país o estado. Es más, Bitcoin es de código abierto y nadie sabe quién es realmente su creador. Incluso se rumorea que su nombre: Satoshi Nakamoto, es un seudónimo.

Hablemos del Bitcoin, la moneda que piden de rescate los “hackers” de la HBO

Pero dejemos el sensacionalismo y pasemos a la parte interesante de verdad.

Un ejemplo que se nos puede venir a la cabeza puede ser el de la industria discográfica. Tiene pérdidas millonarias por el simple hecho de que el material digital puede copiarse, por lo que, ¿cómo se controla una moneda digital?

La respuesta a esto es lo que ha hecho que Bitcoin sea tan especial y que hayan aparecido todas las demás criptomonedas que conocemos hoy día.

Blockchain, la red P2P que da soporte a Bitcoin

Justo cuando se emitió el primer bitcoin empezó el despliegue de una red peer-to-peer o red entre iguales con la que se aseguraría la integridad de Bitcoin. Se basa en que cada usuario de la red (cada equipo que se conecte) forma un nodo. Cada nodo almacena una copia de una base de datos en la cual aparecen todas las transacciones con Bitcoin que se han hecho desde que apareció. A efectos prácticos es como un libro de cuentas, todo lo que se introduce en este archivo no puede alterarse nunca bajo ningún concepto.

Blockchain

En este escenario, la red funciona así:

Cuando queramos hacer una transacción nos conectamos a un nodo de la red el cual podemos ser nosotros mismo y la enviamos. Dicho nodo valida la transacción, la almacena y la reenvía a todos sus nodos vecinos. Este proceso se replica en todos los nodos de la red hasta que la transacción esté disponible en el nodo mas cercano al destinatario.

Así se envía y se valida una operación con bitcoins pero, ¿cómo se registra?

Como hemos dicho antes, cuando un nodo de una red Bitcoin recibe una transacción la almacena y a su vez intenta formar un bloque con x transacciones. La finalidad de este bloque es formar parte de la cadena, del libro de cuentas, en definitiva: de la blockchain. Este hito, se consigue resolviendo un reto matemático que la red propone. El bloque del nodo que lo consiga, pasará a formar parte de la enorme base de datos común, es decir, el libro de cuentas. Para ello, el nodo reenvía el bloque a todos los demás que también actualizan su copia.

A donde quiero llegar:

Este mecanismo es muchísimo mas rompedor de lo que aparenta. Blockchain es una red descentralizada. No hay un nodo central por el que pase todo, en el que se almacene todo y haga que todo funcione. La red funciona sola y no solo eso. Como no hay un nodo central, ya puede caerse medio internet que mientras funcione uno, la red sigue operativa.

En una red Blockchain es extremadamente difícil manipular una transacción, ya que bastaría con contrastarla con la copia que tiene cualquier otro nodo. Además de que el bloque al que pertenece dicha transacción rompería la cadena y se podría detectar fácilmente.

¿Cómo puede esto cambiar el mundo?

Blockchain

En la ultima década, no han sido pocos los expertos que se han dado cuenta de lo que esto supone. Las cadenas de bloques dan la posibilidad de crear servicios sin una entidad reguladora. Gracias a todo esto nuestros datos pasarían a ser nuestros. No estarían en una base de datos inmensa controlada por una corporación, estarían en todas partes.

Este cambio de paradigma, auguran consecuencias enormes. Por ejemplo: la propiedad intelectual. No dependeríamos de nadie para registrarla, porque si introdujéramos dicha propiedad en una red blockchain, como todo lo que entra es inalterable, quedaría registrado para siempre. Por no hablar de que sería a coste casi nulo, comparado con el procedimiento actual.

Cientos de problemas obtendrían solución. Y lo mejor de todo, cada cosa que se resuelva mediante Blockchain pasará a ser libre, accesible a todos y a un coste casi nulo.

Puede que te interese: Como transformar tu movil en un PC.