Quizá los más jóvenes del lugar no lo recuerden, pero hubo un tiempo en que, precediendo a —o conviviendo con— Android e iOS, existían otros Sistemas Operativos que ―permítaseme la redundancia― «movían» a nuestros móviles. Me refiero, por citar sólo algunos, a Symbian, desarrollado conjuntamente por Nokia, Sony-Ericsson, Panasonic o la propia Samsung en 1998; Windows Mobile (llamado Windows Phone desde 2010) cuyo kernel lo constituyó, en su inicio en 2000, Windows CE; y, una de las estrellas más rutilantes de esta pléyade ―nacida en la Era Pre-Smartphone―, el BlackBerry OS, desarrollado por la empresa Research in Motion (RIM); con sede en Ontario (Canadá) en 1999.

RIM había sido fundada en 1984 por un estudiante de ingeniería, Mike Lazardis y su amigo de infancia, Douglas Fregin. Originalmente se trataba de una empresa orientada a labores de consultoría. En 1988 desarrollaron, en conjunción con la red Mobitex de Ericcson, un sistema de transmisión de datos bidireccional; sistema que se implementó en los, por aquel entonces, famosos buscapersonas (buscadores o, simplemente, «busca»); el predicamento de que gozaban estos gadgets para la comunicación interpersonal o corporativa se entiende mejor si recordamos que, en tales años, disponer de un teléfono móvil estaba al alcance de muy pocos bolsillos. De manera que la mentada tecnología convirtió a RIM en pioneros de la comunicación inalámbrica en el norte de América, ya que las redes móviles no utilizaban datos en ese momento.

El camino al éxito

En 1996, puso en el mercado el buscapersonas RIM 900, con teclado físico. En 1999, comenzó a vender su primer dispositivo con la denominación «BlackBerry», el 850, que incorporaba correo electrónico móvil. Tras los ataques terroristas del 11-S de 2001 se certificó que los productos BlackBerry respondían a un estándar de comunicaciones seguro; su red permaneció intacta cuando otros sistemas inalámbricos colapsaron. El gobierno estadounidense se convirtió, así, en el mayor cliente de RIM con más de medio millón de dispositivos.

BlackBerry
RIM 900
BlackBerry
RIM BlackBerry 850

El 5810, que vio la luz en 2002 fue el primer gadget de RIM capaz de realizar llamadas de voz, es decir, el primer teléfono; disponiendo, además, de una pantalla a color. En los 2 años que siguieron a la presentación de este, la empresa consiguió más de 1 millón de suscriptores, 10 millones en 2007; alcanzando su «techo» en 2013 con 85 millones en todo el mundo.

BlackBerry
BlackBerry 5810

Aparecen iOS y Android. El declive

En 2007, cuando disponía de más del 30% de la cuota de mercado de telefonía móvil de EE. UU. y la segunda a nivel global por detrás de Nokia, el 9 de enero, el carismático y controvertido CEO de Apple, Steve Jobs, anunció el iPhone, con un sistema operativo ad hoc, el iOS, que salió a la venta en junio.

El 23 de septiembre del año siguiente nació Android, basado en Linux, la App Store y, tres meses después, Android Market, la primera tienda de aplicaciones para el androide verde. En 2009, RIM también lanzó su propia «tienda», BlackBerry App World, limitada a unos cientos de apps.

Las ventas de BlackBerry, no obstante, continuaron creciendo hasta 2011, momento crítico para los canadienses ya que supuso un cambio en la tendencia del consumidor norteamericano y británico, los nichos clave de RIM, que se orientó hacia el iPhone y los teléfonos con Android.

A partir de ahí, y en plena curva descendente, RIM alumbró dispositivos que pudiesen hacer frente a la imparable popularidad de sus rivales, siempre con desigual fortuna (es el caso del BlackBerry Storm, o el Torch que, a pesar de su buena acogida inicial, nunca pudo alcanzar el volumen de ventas del iPhone). Tampoco ayudó mucho el que la crítica especializada arguyera, de manera casi unánime, que el sistema operativo de BlackBerry era inferior a los de Apple o Google.

BlackBerry
BlackBerry Torch

En 2012, RIM había perdido el 75% de su valor de mercado y Thorsten Heins, un ejecutivo de la compañía desde 2007, fue nombrado nuevo CEO.

RIM se convierte en BlackBerry

La breve estela de Heins como CEO trajo modificaciones notables, una de los cuales fue cambiar la denominación de la empresa a «BlackBerry». Otra, más importante por su alcance social, supuso el recorte de la plantilla en 5.000 trabajadores. Al mismo tiempo se lanzaron dos dispositivos, Z10 y Q10.

A pesar del nuevo nombre, el expediente de regulación y sus productos, no se pudo recuperar la cuota de mercado. En noviembre de 2013, Heins fue reemplazado por el ejecutivo de Silicon Valley, John Chen quien, desde el inicio de su mandato, se propuso que BlackBerry externalizara la fabricación de los terminales.

BlackBerry
John Chen. CEO de BlackBerry

2015 representó el principio del fin para BlackBerry OS, con el lanzamiento del Priv y el DTEK50, ambos operados por Android.

En septiembre de 2016, Chen se salió con la suya, y BlackBerry anunció que dejaría de fabricar sus propios smartphones. A partir de entonces, el desarrollo y elaboración de los dispositivos se dejó en manos de socios extranjeros, como la división TCL Communication Technology Holdings, Ltd. de TCL Corporation, multinacional china con sede en Huizhou, Guangdong;quien también se encarga de la factura y distribución de los terminales de la francesa Alcatel-Lucent.

BlackBerry
BlackBerry Priv. Con Android 5.1.1. Lollipop

De esta forma, Chen, se quedó al frente de la empresa original; centrada, ahora, en el desarrollo de software de seguridad (como SecuSUITE, para encriptación de llamadas y mensajes de texto, vendido al Gobierno estadounidense) y sistemas automotrices; con un auténtico tesoro en patentes y una participación importante en el mercado del Internet de las cosas (IoT), que se encuentra en una vertiginosa curva de crecimiento.

El KeyONE

Así, en el MWC de 2017, TCL presentó el BlackBerry KeyOne. Un smartphone con Android 7.1 Nougat, un panel LCD de 4,5” unido a un teclado físico QWERTY y un sistema nervioso central de Qualcomm, el Snapdragon 625. Se distribuyeron dos versiones con 3 y 4 Gb de RAM y 32 y 64 Gb de almacenamiento interno.

Como comentó Vlad Savov, veterano redactor de The Verge:

«Para dar a un dispositivo la oportunidad de tener éxito, su fabricante debe poder distribuirlo de manera efectiva; y TCL adquirió una sólida red de relaciones, ya establecidas, junto con la marca BlackBerry».

A pesar de ello, el KeyOne nunca fue un dispositivo popular, ni ―mucho menos― se coló en el Top Ten. Es evidente que TCL no buscaba ninguno de esos objetivos, tan sólo mantener a BlackBerry en el candelero; y, a juzgar por la cobertura mediática del terminal (aunque fuese para tacharlo de «incómodo», «retrógrado» o excesivamente caro para sus prestaciones), este fin sí que lo colmó.

BlackBerry KEY2 (Key Two)

El pasado 7 de junio, en Nueva York, TCL presentó la renovación del KeyOne. El BlackBerry Key2. En realidad, lo mollar del nuevo dispositivo, podemos encontrarlo básicamente en su interior, ya que el diseño externo poco ha cambiado. Quizá destacar que el teclado físico tiene, ahora, unas teclas un 20% más grandes tras reducir el borde superior; que son retroiluminadas; o la adición de la tecla Speed Key, acceso directo que permite cambiar entre aplicaciones, contactos o funciones. Por lo demás, el uso como trackpad o el sensor de huella situado en la barra espaciadora ya estaban presentes en la primera edición.

Nada de notch, pantalla infinita o sorpresas en el panel, que sigue siendo un IPS con una diagonal de 4,5 pulgadas y una ratio 3:2; la resolución se queda en Full HD (1620 x 1080 píxeles)
En cuanto al procesador, pasa del SD 625 al flamante 660 (que también incorpora el Nokia 7 plus). La RAM aumenta hasta los 6 Gb, y la ROM se ofrece en dos versiones, 64 y 128 Gb.

La biometría se reduce al lector de huella, no hay reconocimiento facial u otras virguerías que incluyen, ya, terminales de gama media. Eso sí, TCL se apunta a la doble cámara con dos sensores de 12 mpx y focales f/1.8 y f/2.6, respectivamente; lo que permite realizar el tan célebre «modo retrato». El segundo de ellos ofrece, además, un zoom óptico. También aprovecha la cámara para integrar Google Lens.

La «seguridad» como bandera

Si de algo presume BlackBerry, como ya hemos visto, es de la «seguridad» del software que incorpora en sus dispositivos. En este caso nos encontramos con una tradicional suite de seguridad para la empresa, DTEK; gestiona de qué manera el resto de las aplicaciones acceden a los datos o Locker, herramienta para crear archivos y carpetas seguras. El caso de Proactive Health, que detecta vulnerabilidades en la seguridad es un instrumento que se estrena en este terminal. De igual manera es novedosa, la incorporación de BlacBerry-TCL al programa Android Enterprise Recommended. Programa de Google cuya misión consiste en certificar aquellos dispositivos Android que resultan apropiados para el uso profesional.

Versiones y precio

Como ya hemos comentado, las dos versiones se diferencian en la capacidad de almacenamiento interno, 64 y 128 Gb. El precio, recomendado, de partida es de 649 euros y se presenta en dos colores, negro y gris plata. Se espera que esté disponible, de manera global, hacia mediados de este mes de junio; posiblemente ya haya empezado a distribuirse al momento de escribir esta reseña.

Somos conscientes de que el advenimiento de la segunda versión del BlackBerry Key no supondrá ningún seísmo; ni en el mercado de los smartphones ni entre los consumidores; que la propia TCL no ha invertido recursos en crear un hype en torno al dispositivo pues, suponemos, es la primera en darse cuenta de que su terminal ―aún con el marchamo de la mítica empresa canadiense― es un gadget que está destinado a un nicho muy específico de usuarios; v.gr., los amantes del teclado físico, los nostálgicos de la marca o determinados profesionales.

No obstante, y al margen de consideraciones crematísticas o análisis fríos sobre especificaciones y rendimientos, hemos querido aprovechar el lanzamiento de este Key2 para rendir un pequeño homenaje a la antigua RIM; quien a despecho de los pronósticos más agoreros y sacrificando a su criatura, ha sabido mantenerse ―lo que no es poco― a flote en el proceloso océano de la tecnología en el que, cualquier oleaje, puede suponer el hundimiento de proyectos que prometían un largo periplo.

¿SABÍAS QUE…?

Cuando RIM buscaba un nombre para su 850, los ejecutivos se percataron de que el teclado físico  semejaba el conjunto de frutos del arbusto conocido como zarzamora o mora (drupas en botánica), lo que, unido al color oscuro de la carcasa terminó por convencer a los responsables de márquetin de que el nombre idóneo era, precisamente, ese: mora (black berry en inglés).

BlackBerry
Elizabeth II en la sede de RIM.

De la ingente cantidad de fieles a los productos BlackBerry, se encuentran dos figuras de renombre mundial, el expresidente estadounidense Barack Obama y la Reina de Inglaterra; quien, en 2010, visitó la sede de RIM en Ontario.

BlackBerry
Obama y su BlackBerry 8810

El primer teléfono al que se le dio el nombre de smartphone no fue el iPhone, sino el Ericsson GS88 desarrollado en 1997 (10 años antes, sí). Este venía con un Sistema Operativo de 16 bits, GEOS; incorporaba teclado físico QWERTY, correo electrónico, manos libres, emisor de infrarrojos, modo avión y navegador. Se podía conectar a un PC por medio de un cable serie y fue conocido por su apodo: «pamela».

BlackBerry
ERICSSON. GS88

Fuentes: RIM, Ericsson AB, Telefonaktiebolaget L. M. Ericsson; TCL Corporation; The Verge; ZDNet; DigitalTrends; BBC.com; BusinessInsider; CrackBerry.com.

Si no quieres perderte ninguna novedad, únete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/feelingthenet