Comencemos con una aclaración, a fuer de que semeje una excusatio non petita, sobre el posicionamiento de FTN con relación al universo tecnológico.

No somos «fanboys» de ninguna marca, empresa, tienda y/o sistema operativo. Al margen de que, como es natural, cada uno de los redactores tengamos nuestras filias y fobias respecto a la información que analizamos. Ello, no obstante, nunca nos ha impedido ser lo más objetivos posible en nuestras comunicaciones procurando transmitir, principalmente, la «pasión por la tecnología».

Vamos allá, pues.

La pasada semana se «filtraron», por parte de la analista Bloomberg, ciertas especificaciones que podría incorporar la nueva versión del SO Android (al que, lógicamente, llamaremos P) y que, como ya viene siendo costumbre, será presentado en la próxima edición de la Conferencia de Desarrolladores Google I/O. A celebrar del 8 al 10 de mayo próximos en Mountain View.

Android P y la «muesca» del iPhone X

Según las informaciones que maneja Bloomberg, Android P llegará optimizado para adaptarse a los nuevos diseños que están ―o estarán― incorporando algunas marcas en sus teléfonos.

Android P
ZTE Axon M. CNET.com

Esto incluye a smartphones tan particulares como el Axon M de ZTE y sus dos pantallas unidas por una «bisagra», el Project Valley de Samsung, el esquivo y casi mítico terminal «plegable» de los surcoreanos, más conocido como Galaxy X, o el inminente Huawei P20 con su «notch» en la parte superior de la pantalla, al más puro estilo iPhone X.

Y hablando de la polémica «muesca» del, no menos polémico, flagship. Es curioso ver cómo el mundo Android ha ido cambiando de opinión con respecto a ella.

Android P
Essential Phone. Shop-Essential

Desde la burla en un spot de Samsung, por ejemplo, al plagio más descarado. Hablábamos del P20, pero no es el único, ni siquiera el primero. Ahí está la fallida apuesta de Rubin y su Essential Phone, el próximo modelo de la croata Hangar 18, el NOA N10 que se presentará en el MWC o la panoplia de dispositivos de gama media-baja, que incorporan una escotadura en sus frontales.

Android P
NOA N10. Hangar 18. d.o.o.

Otras fuentes apuntan a que la tercera generación de los Pixel de Google vendrá, igualmente, con algún tipo de muesca en su diseño. Extremo de difícil confirmación.

Posiblemente sea más verosímil la conjetura de Bloomberg acerca de que, rediseñar un Android capaz de incorporar elementos innovadores de la competencia, puede ser una forma de atraer a los usuarios de iPhone. Al mismo tiempo, se fideliza a los clientes ya satisfechos con el sistema de Google.

Los problemas de Apple con su «estrella»

A pesar de la vertiginosa evolución de los terminales Android, aún hoy, para un sector de la población el hecho de poseer un modelo de iPhone es un símbolo de estatus más que un gadget inteligente.

De manera que, el notch del X, al margen de su practicidad tecnológica, deviene en una forma ―creen los seguidores acríticos― de decirle al prójimo que no sólo poseen «un» teléfono, sino «el» teléfono.

Android P
Notch del iPhone X. MSPoweruser.

Sin embargo, las noticias poco alentadoras en torno al iPhone más caro no dejan de sucederse. Hace unas semanas, la analista KGI que pocas veces se equivoca cuando hace predicciones sobre la firma de la manzana, adelantó que el terminal dejará de producirse el próximo verano.

La idea sería dejar al iPhone X como una «edición limitada» que conmemore el décimo aniversario del primer smartphone. Mientras, los ingenieros se centrarán en el desarrollo del futuro iOS 12 más que en apuestas arriesgadas para el diseño de sus terminales de otoño.

Android P
Evolución de la popularidad de Apple en China. FT Confidencial Research.

Las razones que se aducen para ello son una mezcla de problemas tecnológicos y malos resultados económicos, tanto en los mercados europeos como en el estadounidense. De hecho, las cifras del flagship se sostienen gracias al volumen de ventas en la China urbana y Japón.

Pero…sigamos hablando de Android P

Al margen de muescas y controversias, el informe de los neoyorquinos menciona otras mejoras que llegarían de la mano de Android P. Como una gestión más eficiente de la batería o la mayor presencia de Google Assistant.

De hecho, la compañía está considerando permitir que terceros desarrolladores integren al Asistente en sus aplicaciones. Del mismo modo, también podría agregarse a la barra de búsqueda de la pantalla de inicio.

Todo esto suena genial y, seguro, que lo será. No caben dudas acerca del buen hacer de los técnicos de la subsidiaria de Alphabet Inc. Sin embargo, también es un hecho histórico que, cuando de actualizaciones del Sistema Operativo se trata, siempre han generado una mayor fragmentación del mundo Android.

Vamos con las cifras. La página 9to5Google informó, a primeros de mes, del porcentaje de distribución mundial de las versiones de Android. Así, Nougat se ha convertido en la más utilizada funcionando en el 28.5% dispositivos, seguida de Marshmallow con el 28.1%.

La última actualización, hasta la fecha, Oreo se queda en un sexto lugar, instalada en… el 1.1% de los teléfonos.

Repartiendo culpas

Hablando en puridad, esta situación no es responsabilidad exclusiva de Google. Los fabricantes, sobre todo los que desarrollan capas propietarias (que son mayoría, al menos en la gama alta), tienen su alícuota de culpa en el retraso de las actualizaciones.

Comprendemos que, para estas marcas, no siempre es fácil adaptar las versiones del sistema operativo sin dejar de lado la «personalidad» que le otorgan sus capas.

La solución más radical pasaría porque todos los terminales llevasen Android stock. Pero somos conscientes de que, en la práctica, esto es algo punto menos que irrealizable.

Y no es lo peor. Sabemos que, en no pocos smartphones, la versión de Android pre-instalada cuando se adquirió va a ser con la que finalizará su vida útil.

Aunque las comparaciones siempre resultan odiosas, si cruzamos la «barrera» y vamos al ecosistema iOS, los resultados todavía ponen más en evidencia el caos de la dispersión. Sí, encontramos un 28% de terminales con iOS 10, coetáneo de Nougat, pero este porcentaje, que en Android es una mayoría, aquí representa lo contrario. El 65% de dispositivos disfrutan de lo último, iOS11.

Teniendo en cuenta lo expuesto, mucho nos tememos que los teléfonos Android presentes en el mercado ―o por presentar―, excepto que sea el Google Pixel, no vayan a ver este año el nuevo Android P, ni siquiera en su «fase beta» de desarrollo.

Sinceramente, deseamos equivocarnos.

 

Fuentes: Bloomberg L.P. Ltd. Partnership; The Verge; LinkedIn; 9to5Google.com; CNET; Nikkei Asian Review; Kantar Worldpanel; KGI.

¡Comparte, si te ha gustado! Gracias

Si no quieres perderte ninguna novedad, únete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/feelingthenet